El caso se conoció por la denuncia de una madre venezolana realizada en Santiago dando descubrimiento a una vivienda en la que 32 personas estaban retenidas contra su voluntad en la comuna de Pozo Almonte. La denuncia era por el supuesto secuestro de su hijo de 17 años, quien habría ingresado al país por pasos no habilitados. El Juzgado de Garantía de Pozo Almonte dictaminó prisión preventiva para los dos detenidos en el lugar.