Según la encuesta Cadem, la desaprobación al Presidente Sebastián Piñera subió a 82%, lo que establece un mínimo histórico de aprobación de tan solo 10%, en un escenario marcado por las protestas que se han prolongado durante mes y medio.